Una de citas...




Hoy me gustaría parar el tiempo y reflexionar juntos. Imaginar que apagamos la luz de nuestro rincón favorito, de ese que está en el epicentro de nuestra zona de confort, ese que es suave y huele bien lindo, ese que nos evoca paz y tranquilidad... y envueltos en tal circunstancia elevemos el tono en modo susurro para embebernos de varias citas que tanto como educadores/as sociales, como pedagogo/as nos pueden abrigar el corazón.

Me gusta recordar una frase que ha marcado mi perfil tanto profesional como personal y que dice así: 'Ama y haz lo que quieras', de San Agustín, porque cuando se ama, todo lo que sale de ti sólo puede ser bueno. Adaptemos ese amor a nuestra ética, a nuestro desempeño profesional en el día a día, de tal forma que todo lo que surja, que todo lo que acompañe el proceso de intervención sólo pueda ser bueno y esperanzador.
Phil Bosmans decía: 'Creo en el hombre, porque su presencia llena muchas soledades, porque sueña en cambiar la humanidad, porque aunque viva tan deprisa dentro de su corazón hay un abismo de ternura, porque cada nuevo día se da la oportunidad de ser hombre.' No puedo añadirle ni una coma. Esa es la razón de nuestro desempeño, de nuestro camino, de todo: creer en las personas. Creer en ellas tantas veces como aquellas referidas 70 veces 7.

Mi autor favorito, el gran Antoine de Saint-Exupéry. El que con tanta maestría nos trasladó en el lenguaje que todos comprendimos una vez, el de los niños, una de las más grandes y sabias verdades: 'el tiempo que inviertes en tu rosa, hace que tu rosa sea especial'. El tiempo que dedicamos a las personas, a cada una de ellas, un tiempo sin precisar para cada una, el tiempo necesario, su tiempo, nuestro tiempo, es el que las convierte en especiales y únicas. Cada persona necesita un tiempo con nosotros que le hace crecer (y a nosotros también). Somos ese jardinero que riega la flor cada día esperando verla florecer para quedarnos embobados contemplando su belleza reluciendo con la luz del sol. Ellos son el objetivo primero y último de nuestro trabajo: las personas. 

Y voy a terminar con una cita de mi cosecha que os comparto y que os invito a reflexionar:

'No hay que acumular saberes innecesarios (cargar la mochila de libros), hay que ser persona de recursos (cargarla de corazones)' Isi Taborga

Un abrazo gordo, nos vemos en el mes de las flores, recordaros de regar la vuestra cada día,

Mª Isabel Taborga

No hay comentarios: